Nos hemos mudado

Ahora podéis encontrarnos en http://www.ourownprivateberlin.com/

Poco a poco iremos mejorándolo 🙂

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Berlinale 2011 (las pelis)

Ya terminó la Berlinale 2011 y nos ha encantado la experiencia. Aparte de la alfombra roja que ya comentamos en el anterior post, hemos conseguido ver algunas pelis.

Lo primero que tenemos que comentar es que el tópico de que los alemanes son ordenaditos es falso. En la Berlinale las entradas no están numeradas y todo el mundo hace lo que puede por conseguir un buen sitio. Para empezar las colas no se respetan nada, se cuelan que da gusto, mayores y jóvenes, sin ningún tipo de vergüenza. Y luego llega el momento de abrir las puertas, y empiezan los empujones por entrar, tanto, que apenas necesitas andar.

El miércoles pasado fuimos a ver The King’s Speech, estrenada en Alemania como acto oficial del festival fuera de concurso. El estreno era una gala y, aunque nosotras nos sentábamos con la plebe, en la zona central iban llegando las autoridades y el famoseo vestidos para la ocasión (todos alemanes, no conocimos a nadie). Justo antes de comenzar la película el presentador anunciaba “Con todos ustedes, Tom Hooper (director de la peli), Colin Firth y Helena Boham-Carter”. Y allí que entraron ellos monísimos bajo los focos y todo el mundo haciendo fotos y vitoreando. Y nosotras igual, por supuesto. La película nos gustó mucho, al menos la parte que entendimos porque teníamos un par de problemas: por un lado el protagonista de la historia tartamudea y su logopeda es australiano, y por otro, al estar subtitulada en alemán, el público reía los chistes antes de que los actores hablaran, porque leían los subtítulos, y claro, entre las carcajadas no se podía oír qué decían. Nada, tendremos que verla de nuevo subtitulada en inglés. Cuando terminó la película salieron al escenario Tom, Colin y Helena (ya son colegas) y estuvieron contando algunas curiosidades de la película y lo bien que se llevan con el público berlinés y el clásico estamos encantados de venir por aquí.

Al día siguiente teníamos entradas para ver el documental que Isabel Coixet ha realizado sobre el juez Garzón, Escuchando al juez Garzón. Por supuesto la sala estaba llena de españoles. El documental es una entrevista que Manuel Rivas realizó a Baltasar Garzón en diciembre del año pasado. La entrevista está bien, porque repasa la carrera del juez hasta llegar a las tres causas que tiene abiertas. Eso sí, en la sala también había alemanes y, a menos que sean del gremio o tengan especial interés por la justicia, seguramente se aburrieron como ostras, porque no es un documental de tema universal que pueda extrapolarse fácilmente a otras sociedades.

El viernes quisimos ir a ver También la lluvia, la última película de Icíar Bollaín, que además ha ganado el premio del público de la sección Panorama, pero no hubo manera de conseguir entradas. A ver si hay suerte y con el premio la estrenan por aquí.

Por último el domingo fuimos a ver la gala de los cortos ganadores. A pesar de que proyectaban cinco, ninguno nos gustó y uno, Broken Night, que ganó el oso de plata, incluso nos hizo pasar un mal rato. Pero oye, había mucho ambientillo.

A nosotras la experiencia de la Berlinale nos ha encantado y, si conseguimos otra vez entradas el año que viene, repetiremos sin duda. Y empujaremos como unas berlinesas más.

Publicado en evento, la ciudad | Etiquetado | Deja un comentario

La Berlinale

Esta semana ha comenzado la edición 61ª de la Berlinale, el festival internacional de cine que se celebra en Berlín todos los años. El jueves 10 de febrero fue la inauguración con el estreno de la película de los hermanos Cohen, True Grit (Valor de Ley). Nosotras, claro está, no teníamos invitaciones para tal sarao, pero nos fuimos a la alfombra roja a ver a los famosos desfilar y fue divertidísimo. El coche que se para al final de la alfombra roja, la puerta que se abre y ahora a adivinar quién es ese o esa (no acertamos muchos he de decir). Por allí pasaron todas y todos monísimos, ellas sin abrigos y en tirantas que aquí en Berlín hace muy buena temperatura en esta época de año, todas y todos dejándose querer. Los cientos de periodistas gritando para captar la atención de los famosos y millones de destellos de flashes. Parecía que estábamos viendo una parodia de la alfombra roja, ¡pero era real! Eso sí, nos soprendió mucho que el público de la calle no jaleó en ningún momento. Famoseos que pudimos reconocer: Isabella Rosellini, los hermanos Cohen y Jeff Bridges.

El festival dura 10 días y todos los cines de la ciudad se llenan de películas, documentales, cortos, conferencias y actos paralelos. Además, como el festival es internacional, hay muchas películas de habla inglesa y todas las películas están subtituladas, lo cual a nosotras nos viene muy bien. Lo difícil es la compra de entradas. La programación oficial sale una semana antes de que comience el festival, y la venta de entradas para cada película sale 3 días antes de su proyección, con lo cual no puedes comprarlas todas de una vez. El sistema, a pesar de ser un rollo porque no puedes hacerlo todo en un día y desentenderte, da muchas posibilidades a todo el que quiera ir al festival. El primer día de venta de entradas la página se cayó y estuvo 2 horas caída, afortunadamente pude comprarlas. El segundo día que intenté comprar entradas no tuve tanta suerte: página caída, F5, página caída, F5, página caída, F5, …., entradas agotadas. ¡Cachis! A ver qué tal nos va los próximos días.

Algunas cosas interesantes del festival, Jafar Panahi, director iraní, fue invitado como miembro del jurado pero no ha podido asistir por haber sido condenado a 6 años de cárcel y 20 años de inhabilitación como director por su crítica al gobierno iraní. El festival, como protesta, ha dejado su silla vacía y ha hecho un homenaje proyectando algunas de sus películas.

Seguiremos actualizando con las películas y famosos que vayamos viendo.

Publicado en evento, la ciudad | Etiquetado | 2 comentarios

Cines en Berlín

Una de las cosas que nos encanta de Berlín es el ambientazo que tienen los cines los fines de semana. Y no nos estamos refiriendo a los cines en centros comerciales de las afueras de la ciudad con 15 salas y 4 de ellas con pelis en 3D, sino a los pequeños cines de barrio y los cines del centro de la ciudad.

Berlín es una ciudad que tiene bastante cultura cinéfila y por tanto son muchos los cines que logran sobrevivir (y vivir muy bien) destinando su programación al público adulto. Cines que programan películas europeas en versión original, carecen de programación 3D y donde no suelen poner la última de la saga “Eclipse”, están hasta la bandera.

Nosotras encantadas, claro, porque así tenemos mucha oferta donde elegir cuando nos apetece ir al cine.  Uno de los habituales es Babylon, en Kreuzberg, muy cerquita de casa. Este en particular emite todas sus pelis en versión original. Otro al que también hemos ido un par de veces es el Hackesche Höfe Kino, en Mitte. Tanto uno, como otro, en fin de semana, llenan las salas con películas de presupuesto pequeño.

Otra de las cosas que nos sorprendió al principio de los cines aquí es que se sirve alcohol, cosa que en España sería impensable salvo en ciertos cines de verano. Aquí lo clásico, en vez de una Coca-Cola, es pedirse un cervecita (que te sirven directamente en la botella de cristal) y beberla durante la sesión.

Por cierto, ayer fuimos a ver Another Year, de Mike Leigh, y hacía tiempo que no nos gustaba tanto una película. Muy recomendable.

Babylon Kreuzberg
Dresdener Str. 126
Hackesche Höfe Kino
Rosenthaler Straße 40-41
Publicado en Kreuzberg, la ciudad, Mitte | 2 comentarios

Roderich café

Ya estamos aquí otra vez con el nuevo año dispuestas a seguir descubriendo Berlín y a seguir contándolo.

El último descubrimiento que hemos hecho es una cafetería-librería-videoteca muy chula relativamente cerca de casa, se llama Roderich.

Tiene una parte que es videoteca con una selección de películas de todo el mundo, la mayoría independientes y muy interesantes y que hubiéramos alquilado con gusto si hubiera estado más cerca de casa. Porque, además, aquí lo del alquiler de películas es muy curioso porque te cobran por día que tienes la película en tu casa, no por noche, así que si coges la película hoy y la devuelves mañana son dos días. Total que no nos compensaba.

 

Tiene otra sección que es librería donde venden una selección de libros que ellos consideran interesantes, desde novelas, a libros de viaje, de cocina,… de todo un poco. Y también tienes otros que puedes leer mientras te tomas un café relajadamente.

Y por último la zona de la cafetería, muy agradable y ambientada al “estilo Berlín”, ya sabéis, sofás, sillas y mesas antiguas, cada uno de su padre y de su madre. Tienen desayunos, cafés, tés, zumos, bocatas y tartas. Hoy fuimos a probar el brunch. Y es uno de los clásicos brunch berlineses. De momento hemos visto dos tipos de brunch, uno que es de buffet libre, en el que tienen mucho de todo y tú te sirves lo que quieras; y otro que es un plato mixto de quesos y embutidos, mantequilla, y mucho pan. Pues aquí tienen el segundo tipo. Hemos pedido uno grande para compartir y luego muchos cafeses para acompañarlo y allí hemos echado el rato charlando sin prisa alguna, disfrutando de un buen domingo de brunch.

También organizan muchas cosas culturales. Por ejemplo, tienen un piano en el local y el otro día hicieron un concierto con muchos intérpretes al piano. También organizan un festival de cortos en el que dan un tema 48 horas antes del día que serán emitidos, los cortos son grabados en esas 48 horas y luego se proyectan en la cafetería y el público vota el ganador. Así que estaremos atentas a su blog porque promete entretenernos mucho.

Kultursalon Roderich
Glogauer Str.19

 

Publicado en bares cafés y restaurantes, Kreuzberg | 5 comentarios

Call a Bike

Ahora no es la mejor época del año para pasear en bici, los grados negativos y la nieve no acompañan, pero es algo que quería compartir con vosotros hace tiempo y bueno, aquí queda para cuando la primavera llegue. De hecho, el servicio no está disponible desde mediados de diciembre hasta mediados de marzo, aunque no sé por qué, porque aquí la gente no para de pedalear nieve, truene o estemos a -12ºC.

Que Berlín es una ciudad de bicis es más que conocido. Nosotras lo confirmamos y recomendamos a todo el que venga (no en invierno) que se alquile unas bicis para ver la ciudad. Hay carriles de bici por toda la ciudad, los coches te respetan, puedes dejar la bici en cualquier sitio, en resumen, que da gusto moverse en bici, todo son facilidades. Aquí hay bicis acondicionadas para todo tipo de necesidad. La bici con carrito que igual te sirve para pasear que para la bici, la bici camión con una caja para llevar cosas grandes, la bici con la sillita para el niño, la mini bici que tú piensas ¿cómo un niño que apenas puede andar puede llevarla? pues la lleva!, la bici cartero,…

Cuando empezamos a recibir visitas comenzamos a investigar el tema del alquiler de bicis. El alquiler normal por día en cualquier sitio de alquiler de bicis es de 12 €, luego puedes encontrar sitios más baratos, nosotras lo más barato que encontramos fue a 8 € al día pero las bicis no eran muy buenas (¿a qué no?), y además te planteas con el problema de que tienes que ir a recoger la bici al sitio y luego dejarla a una hora concreta.

Este método no nos convencía, pero entonces encontramos el Call a Bike, un sistema de bicis que ha puesto la empresa de trenes DB. Las bicis están repartidas por toda la ciudad, en la página web hay un buscador de bicis disponibles en tiempo real donde puedes ver cuál es la que te pilla más cerca. Cuando la vas a coger, llamas al número de teléfono que te viene en la bici y le das el número de identificación de la bici, en ese momento te desbloquean el candado electrónico y ya estás dispuesto a pedalear. Cuando llegas a tu destino puedes, o bien devolverla llamando de nuevo y dando el código para que la vuelvan a bloquear, la luz se pone en verde nuevamente, o  bien puedes simplemente ponerle el candado, quedando la luz roja en señal de ocupada, y luego la vuelves a desbloquear con el código que te dieron. La bici la puedes devolver en cualquier sitio siempre que sea una intersección de dos calles cuyos nombre tendrás que decir al llamar.

Sin duda, este método es comodísimo ya que puedes coger y devolver la bici en cualquier sitio, el precio al día es de 9 €, si la coges una semana son 36 €, y también la puedes coger horas sueltas costándote 8 céntimos el minuto. Claro que para todo esto tienes que registrarte en la página web y dar una dirección y un número de cuenta o tarjeta. Además la página está en alemán, que bueno con el google translator se acabaron los problemas de idioma en las páginas web, pero aún así sigue siendo algo engorroso. También tienes que realizar varias llamadas para coger y soltar la bici con lo que conviene que tengas un teléfono alemán y que andes suelto en idiomas. En resumen, que el sistema no está muy pensado para el turista, pero, por otro lado, para el ciudadado berlinés resulta un poco caro porque no tienen tarifa anual o mensual, eso sí, a nosotras y a todas nuestras futuras visitas nos viene perfecto.

Publicado en la ciudad | Etiquetado , | 2 comentarios

Betahaus

Berlín se está convirtiendo en la ciudad clásica a la que venirte a vivir si tienes flexibilidad con tu trabajo. Está llena de diseñadores, programadores freelance, periodistas, etc. Es por esto que es una ciudad que tiene bastantes locales dedicados al co-working. Para quien no sepa que es el co-working, brevemente, consiste en lugares donde puedes alquilarte una zona de trabajo, para obligarte a salir de casa y relacionarte con otra gente.

En 2008, los seis fundadores de Betahaus estaban intentando buscar un espacio de co-working para sus proyectos pero no conseguían encontrar exactamente lo que andaban buscando. Tras unos meses de búsqueda decidieron montar el suyo propio, y en enero de 2009 abrían Betahaus en una antigua fábrica al lado de Moritzplatz. Dos años más tarde todos ellos han dejado sus proyectos iniciales y se dedican exclusivamente a gestionar Betahaus. Más de 120 autónomos trabajan a diario en Betahaus Berlín, han abierto otro en Hamburgo, y planean abrir en Colonia, Lisboa y Barcelona.

Yaiza y yo trabajamos aquí y entendemos el éxito que ha tenido. Lo primero que te atrae es que todo se rige un poco por la regla del buen rollo. Vale, yo en mi caso, que tengo llave, tuve que firmar un contrato, pero son muy flexibles si decides no ir un mes, y tampoco tienes el compromiso de ir el mes completo. Nosotras, por ejemplo, tenemos contratado un máximo de 12 días al mes, así podemos quedarnos en casa de vez en cuando sin estar regalando el alquiler.

Además tienen una cafetería estupendísima (de hecho, pensándolo bien, es de las más monas que hay por la zona), donde hacen un café muy rico, con wifi gratis y exposiciones temporales. Además no dejan de moverse y de organizar actividades paralelas. Yaiza fue la semana pasada al evento TED independiente de Kreuzberg, organizaron un “Hacking For Humanity” hace un par de fines de semana y cada jueves tienen “los desayunos de Betahaus” para que las empresas pequeñas que están trabajando allí presenten lo que están haciendo. Todo este tipo de cosas hacen que sea muy interesante acercarse por allí incluso a echar el rato.

En el punto negativo, hay que decir que la oficina son un poco ruidosas, al menos la sala a la que vamos nosotras. Tienen tres salas y están pensando en utilizar una para que se pueda hablar abiertamente sin reparos, otra en la que se pueda hablar flojito y una última donde simplemente no se pueda hablar. Es una pena que tengan que llegar a poner la que sería la primera norma del Betahaus por culpa de aquellos que no saben respetar al resto. Sí, estamos pensando en ti, calvorota charlatán, que no estás solo en la habitación.

Betahaus
Prinzessinnenstraße 19-20

 

Publicado en bares cafés y restaurantes, Kreuzberg, la ciudad | Etiquetado | 1 Comentario